NOTAS ACERCA DEL BABLE EN LENA

FONETICA

 1 - En la parte referente a las vocales, no pudo escoger otro fenómeno mas interesante que el de una porción de mudanzas en la vocal acentuada. En el resto de Asturias, se dice xatu, gatu, zapatu, mientras en Lena se pronuncia xetu, guetu, zapetu. La explicación de este hecho es una influencia ejercida sobre la vocal acentuada por la vocal final. Siempre que la u final aparece, la a tónica se oscurece en e y esto con todo rigor y sin excepciones: querru (carro), quentu (canto o extremo de un monte), reu (rabo), cheu (lado), eltu (alto), sepu (sapo), sentu (santo).

 2 - La misma influencia ejerce la u final para oscurecer la vocal acentuada o en u sea cualquiera su procedencia latina: putru (potro, poletrus), chubu (lobo, lupus), utru (otro, alterum), tuntu (tonto).

 3 - De igual modo una e seguida de u final se convierte en i, pirru (perro), nociu (nocedo), ninu (niño), quisu (queso), pilu (pelo), diniru (dinero). Por esta ley de acción de la vocal final sobre la tónica debe explicarse el asturiano, didu o diu (dedo), sin que tenga nada que ver su i con la del italiano dito y del catalán dit, donde es difícil de explicar porque se conservó la i breve de digitus. Propagada esta forma diu (dedo), que en Lena es regular, por toda Asturias se le fabricó luego un femenino dida (deda).
 
 4 - Aunque la e forme parte de un diptongo, sufre lo mismo la influencia de la u final. El diptongo ue se convierte en ui: puirtu (puerto), güirtu (huerto), güisu (hueso), güilu (abuelo), güinu (bueno), pañuilu (pañuelo), cuintu (cuento) (4). El diptongo ie se hace ii o i larga, por ejemplo: timpu (tiempo), sirru (al lado de la sierra), abirtu (abierto).

 5 - Como prueba de que este oscurecimiento de la vocal acentuada se debe a la u final, tenemos el hecho que tanto choca a los que oyen el habla de Lena, de que los femeninos que terminan en a no presentan su vocal tónica igual a la de los masculinos correspondientes, y al lado de xetu, guetu, sentu, eltu, se dice: xata, gata, santa, alta; al lado de chubu, utru,  se dice, chova, otra; al lado de fichu (hecho), se dice fecha, y todas las voces provistas de sufijo - arius, hacen el masculino iru y el femenino, era, faneguiru (faneguera), caldiru (caldero), cimiru (cimero), cordiru (cordero), reguiru (reguera).

 6 - Para que esta u ejerza su influencia sobre la vocal acentuada ha de ser enteramente final, así que si le sigue la s de plural y no produce efecto alguno, y entonces se pronuncia gatos, chobos, calderos (4)

 7 - La i o e final tiene un poder análogo sobre la e acentuada; así se dice isti al lado de esta chichi (leche), nuichi (noche, véase el nº 9), fuiche (fuelle).

 8 - ¿Desde cuando se cumple en Lena esta ley de correspondencia entre la vocal final y la tónica?. Es difícil decirlo, dada la carencia completa de documentos antiguos en este dialecto. Por lo tanto es posterior a los fenómenos mas antiguos del idioma. v. g. la diptongación de la o y e breves latinas, pues no obra sobre estos sonidos simples, sino sobre su resultante ue ie. Además es una ley que aun esta en vigor; el oído del pueblo la siente todavía, y adapta a ella cualquier voz oculta que adapta, v. g. roseriu (rosario), siriu (serio), sujitu (sujeto) en que hasta se conserva la j gutural, extraña al dialecto. Esta pronunciación peculiar de la vocal acentuada es el rasgo mas característico del bable de Lena; sus naturales son conocidos en los concejos vecinos por que al palo le llaman pelu, al pelo pilu, a Pacho le dicen Pechu, y al pecho pichu, al caso quesu, y al queso quisu, y a un cosu (masculino de cosa) cusu, y se repite con refrán característico en Lena: quien nun tien pepu nun ye guepu. Esta gradación de sonidos, esta especie de acorde que el dialecto hace entre dos vocales, es uno de los fenómenos mas curiosos y delicados que pueden presentarse, es el mas notable y el mas regularmente desarrollado que presenta el habla de Lena.

 9 - Aunque no es peculiar de Lena, es preciso recordar que el asturiano diptonga la o latina breve aunque vaya seguida de algún sonido patatal; v. g. i. y. g. patatal antigua, cl-j, etc, caso en que el castellano mantiene la o sin variación. En esto coincide el asturiano con el Navarro y Aragonés, así noctem es en castellano noche, en Asturias nueche, y en Lena nuiche.
 
10 - Respecto a las consonantes no se ha notado la presencia en Lena de la ch o t de Tineo, Laviana y otros puntos de la montaña de occidente (6). En Lena se pronuncia con diversos matices, desde la consonante cacuminal explosiva sorda,  que podemos representar por t o sea una t pronunciada con al punta de la lengua vuelta hacia la bóveda del paladar, hasta la fricativa sorda de igual orden, que podemos representar por ts hasta la patatal explosiva sorda ch. Este sonido reemplaza al de la ch asturiana y castellana: cachizu (cachizo), acha (hacha), guchu (cerdo), ensuchu (seco), achi (alli), acucha (alla).

11 - Reemplaza también a la ll asturiana que, como es sabido, corresponde desde muy antiguo a la castellana y a la l inicial; v.g. chuna (luna), chugar (lugar), cochichu (cuchillo), vache (valle), chichi (leche) chanu (llano). Aparece también en el enclitico le lo mismo cuando se une a una forma verbal que termine en vocal, que cuando se funde con la r del infinitivo; de modo que dache equivale a da-le o a darle.

12 - Esta consonante suplanto a la y asturiana correspondiente a una j castellana como una palatal fricativa sorda, que se suele transcribir en los escritos asturianos por x, pronunciase igual sea cual sea su origen latino: dixe (dixi), paxaru (passerem), xabón (saponem), faxa (fasciam), xuegu jocum), xente (gentem); pero hay una excepción en extremo curiosa,  y es que donde quiera que la j castellana proceda de una l combinada con otra consonante o semivocal (cl, gl, tl, lj), entonces el asturiano no emplea x, sino la y, glayu (grajo, graculum), teya (teja, tejula), vieyu (viejo, vetulus) conceyu (concejo, concilium) paya (paja, palea). Ahora bien, en gran parte de Lena, esta y se convierte también en ch y se dice navacha (navaja, navacula), ovechas (oveja, ovicula), michor (mejor, meliorem), fichu (hijo, filium. En asturiano común fiyu). Esto no sucede por ejemplo en Pajares donde el habla esta muy mezclada, y pronuncian como el resto de Asturias, navaya, oveya, etc.

13 - Es conocida la ley que cumple el dialecto leones antiguo, por la cual una b, p, d, t, latinas por la caída de una vocal se hallan en contacto con una t, formando la consonante segunda del grupo ld, o lg; v.g. recaldar recap(i)tare, coldo cub(i)tum, juglar ( jud(i)care). Este mismo fenómeno se observa en la montaña de Santander, donde se dice, por ejemplo, nayoralgu  (majuraticum), y en Asturias que nos ofrece las palabras arrecaldar, coldicia. De Lena achalga, allalga, ayalga, que se deriva  del af-flaticam, lo mismo que el masculino castellano hallazgo, sin que sirva para contradecir esta etimología la ausencia de la f inicial que se ve en el castellano antiguo, fallar  pues sabido es que en el leones y portugués este verbo es axar, achar. No se que se haya citado a este propósito una forma muy usada en Lena, y en otras partes de Asturias: yelso (gypsum) (6) en el diccionario de Nebrija yesso, en castellano moderno yeso es donde el grupo ps, ss, sin proceder de la perdida de una vocal, desarrolló  la l característica del dialecto Asturiano-Leonés, y que no es comparable a la l que se observa en el español esmeralda (smaragdum) o salma (sagma), pues ya en tiempo de San Isidoro se pronunciaba salma y esa l se conoce también en italiano.

14 - Cambio de f inicial en c: cincar por hincar, cenoyu por hinojo.

15 - Además de la perdida de consonantes protónicas, común en el castellano mairu (madero), peezu (pedazo), es de citar la perdida de la b postónica en reu.

------------------------------
1 - Un “Poema simbólico” de F. González Prieto se titula “El cuintu la xana” (Gijón 1.895), que el autor acogió esta forma propia de Lena solo por dar apariencia mas dialectal al titulo de su obra.

2 - El Sr. Doriga, escribe como titulo de uno de sus poemas, “Los pelus del filaguiru”

3 - Véase Fermín Canella, Estudios Asturianos Cortafueyos d’Asturias”(Oviedo 1.886, pagina 252) y Ake W. Son Munthe, “Anteckningar en folkmalet i en trakt af vuestra Asturien” (Upsala 1.887, pagina 34).

4 - El medico cordobés Don Francisco del Rosal en su “Origen y estimologia de todos los vocablos”, apunta la forma “Yelso”, que la tomó, del asturiano, dialecto que cita varias veces en la obra.
 
5 - (rabo), y la de la g después del diptongo ue, chuiu (luego), fuiu (fuego), xuiu (juego), mientras que persiste en cigu (ciego), 6 - xugu (yugo). Chocante es la perdida de la g en xabú, forma que se explica por contradicción de xabún (sacubum).


MORFOLOGIA


16 - En cuanto a la flexión nominal con alteración de la vocal acentuada en singular, güinu, güena, en plural, güenus, güenes; en singular, isti, esta, en plural, estus, estes; Nótese además la presencia del extraño sufijo accus, con valor diminutivo: mocecu, mozaca. Aparece si ese valor en furecu, furacu en el bable común, joriacu de fora(re)accus, por foramen del que sale el verbo furacar, en el Diccionario de la Academia, horacar.

17 - Es muy notable la presencia en Lena, como en otras partes de Asturias del prefijo per, usado para reforzar el sentido de adjetivos y verbos. El latín decía perdoctus “por muy sabio” pereloquens, perdomare, y el griego pericallés “muy hermoso”, periclees “muy ilustre”. En el asturiano se usa abundantemente de esta partícula y en Lena se dice, perchucu, (por loco), percigu, (por ciego),  pertuntu, (por tonto).

18 - En el pronombre che, plural ches, chos. Claro es que estas formas en Lena serán che, chi, según el matiz de la vocal, que varía; pero es notable el hecho de conservar la consonante, pues en el bable común el sonido palatal ll del siglo XIII, llegó a semivocalizarse diciendo yi y luego a confundirse con la vocal, quedando reducido a i. El Lena dicen non che respondú (no le respondió), y el bable común dice non i repondú.

19 - Esta misma forma lli, chi, se usa cuando al dativo sigue un acusativo lo, la; cosa que es muy natural, pues precisamente este encuentro de los dos pronombres, debió ser la causa de que, por disimilación, se conserva al dativo la ll que después se mantuvo en todos los demás casos; en Lena se dice nin che los cueya (ni se los coja), fezuchelu, (hizoselo),  arrefundiochela (arrojosela). Es chocante hallar un sonido palatal sordo y explosivo, semejante al de Lena, en el Fuero de Medinaceli: si el demandador firmache lo podiere… et si firmar nonchelo podiere.

20 - El plural del dativo lle, se usa en asturiano, aún cuando le siga el pronombre acusativo, mientras el castellano en caso semejante no distingue el plural del singular. En Lena arrefundiocheslas (arrojosesla), pegachosla (pegársela).

21 - En el verbo notaré la tercera persona de singular de los perfectos que en castellano acaban en io; pues en Lena terminan en u morrú (murió), pedú (pidió), socedú (sucedió), golvú (volvió), salú (salió), metú (metió), mintú (mintió), leyú  (leyó), partú (partió), comú (comió).

Este es el rasgo mas característico de la conjugación en Lena.

22 - Adviértase que en la conjugación del verbo no obra la ley de inflexión en la vocal tónica. Pero los participios, cuando se usan como adjetivos, ya se someten a dicha ley: puistu, (puestos),  fichu, (hecho),  mateu, (matado), y es muy singular que los infinitivos cambien su vocal acentuada por influencia de un pronombre enclítico.
 
23 - El verbo fer o facer se conjuga, fagu, (hago), fais, (haces), fai, (hace), fecemus, (hacemos),  faceis,  (hacéis), fain (hacen), sin duda por asimilación analógica de algunas personas a las de verbos como trayer (traer), cayer (caer). El perfecto es fixe (hice), fexu (hizo), en donde la x se introdujo por analogía con dixi (dije), traxe (traje); en cuanto a las vocales acentuadas que en la primera persona esta justificada la i a causa de la  i larga final de feci, pero en la tercera ya no hay esa razón y por eso fecit mantuvo su e larga; fezo (hizo), se lee en documentos asturianos de 1.312, 1.338 etc.

24 - Poner tiene también su perfecto punxu, con su compuesto componxo, compoxo. Se quiso conserva la n de poner, pongo, etc. , y se fabricó un perfecto análogo a los del castellano antiguo, tanxo, cinxo,etc.
 
25 - Usase el futuro quedrá por querrá. Es la única instrucción en verbos en valdrá, tendrá, en el vulgar doldrá (dolerá).

26 - Participios débiles en vez de los correspondientes fuertes vio (visto),   deciu (dicho). Un participio sin sufijo aparece en la frase corriente esta pago (esta pagado).

27 - Verbos incoativos; podrecer (pudrir), campecer (campear o verdear las praderas). Presente de indicativo primera persona merezo.

28 - La r del infinitivo va seguida de una e oscura y casi muda tusire (tosiera), dicere (dijera). La r desaparece ante el pronombre enclítico dache (dale), diceche (dile),  facechelu (hacérselo) usando el infinitivo por el imperativo.

29 - El verbo unviar (enviar), presenta la acentuación notable únvia según el tipo latino inviat (derivado de viare y este de vía). La misma acentuación siguen muchos verbos en ear e iar, que vacilan mucho en España y en América. En Lena se dice además de vacío que es lo corriente, estrópio.

30 - Entre los adverbios nótese chuiñi (lejos), y ta o entá (todavía), ta non vienu (todavía no vino). El latino hodie presenta en Lena la forma castizamente asturiana que es güey o vuey (hoy). En Lena se ha propagado tanto que muchos pueblos se ríen de sus vecinos que a la “leche de hoy”, le dicen chichi de vuey.

31 - El adjetivo se usa a veces como adverbio, por ejemplo en la frase, “ la tierra campezú muy guapo” por campeo muy guapamente o muy bien.


SINTAXIS

32 - el genitivo posesivo suprime a veces la preposición maestroscuela, el cintiu la xana, Valle las piedras, Curru la tienda, Chana’loso, Sierra’lcaastichu, Vega’lcigu. En toda España se usa en ca fulano, giro conocido en italiano y portugués (casa la donna, en cas Goncalo); por lo demás recuérdese que el antiguo francés y provenzal, donde la supresión de la preposición es también frecuente, no tenia lugar este giro sino delante de los sustantivos que denotaban una persona, le fiz Charlun, por el cual son notables las denominaciones topográficas correspondientes a Llana del oso, Vega del Ciego, etc.

33 - Si el adjetivo procede inmediatamente al sustantivo se concierta con el güena chichi; pero si le sigue puede no concertar, y lo mismo se dice chichi tabaratá que chichi tarabatao o chichi moy güenu, sobre todo, cuando el adjetivo es atributo la chichi ta cuayao. Esta discordancia es posible solo con ciertos nombres de materia como agua, yerba, farina, y cuando se hallan en singular, nunca en plural, mantega rancio. Difícil es hallar en textos castellanos algo semejante a esto; sin embargo, en un antiguo romance carolingio se dice de Roldán:

Que nunca ningún guerrero,
llegó a su esfuerzo sobrado,
y no podía ser herido,
ni su sangre derramado.

34 - El pronombre personal átono, en vez de seguir al infinitivo como enclitico, le precede: hay que che dicer, hay que lu dexar, tengo que vos cuntar, nun hay que se poner ñicios, non quité daqui la mesa por pereza de non la chevar. Lo mismo sucede cuando van dos pronombres juntos: tien que te lu dar, o bien tientelu que dar, non van a se lu quitar, quiermelu decir y non atina.
 
35 - Una forma muy singular de expresar la posesión, es el genitivo del pronombre posesivo con valor genitivo del personal y en vez de simple adjetivo posesivo concertado: un mocecu de mió por mocecu mió.

36 - Nótese la elipsis del verbo estar, con el adverbio u unde,, en las interrogaciones ¿ulu, ula?, como ¿ul sombriru? ¿donde esta el sombrero? El gallego y el portugués conocen este giro, y acaso el castellano antiguo lo conocía también; un preciso romance popular que comienza, “Yo me levantara, madre, mañanica de San Juan”, contiene un cantarcillo que dice:

¿Do los mis amores do los?
¿Do los andaré a buscar?

37 - Es muy común el empleo del verbo facer en oraciones incidentales, con el sentido de decir; fai el, fizo echa, exactamente como en el francés se dice, fis-je, fait-il